Hablar con las paredes




Y poco a poco los espacios se sienten gigantes, tratar de no pensar y no preocuparse por el futuro